¿ Cuáles son los activos con mayor potencial para el 2024?

En el complejo entramado del mercado financiero global, la posibilidad de una reducción de tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos se vislumbra como un elemento de gran atractivo para los inversionistas, especialmente en países emergentes. Esta perspectiva se presenta como una oportunidad estratégica, ya que la depreciación del dólar resultante puede potenciar las exportaciones de naciones como China, India, Brasil y Argentina. Entre estos, destacan acciones de empresas clave como Cresud y Pampa en Argentina, así como empresas de transporte de gas en el mismo país. En este contexto, el escenario emergente se perfila como un terreno propicio para la diversificación y la identificación de activos con potencial de crecimiento. Entre las oportunidades que se perfilan, los activos relacionados al oro adquieren relevancia, dado que la debilidad anticipada del dólar, en el marco del fin del ciclo alcista de tasas, podría posicionar al metal precioso como un refugio de valor.

  1. PAISES EMERGENTES

Consideramos que el dólar estadounidense es el factor que más impacta en el desempeño general de las acciones de los mercados emergentes. Históricamente, las acciones de los mercados emergentes han mostrado una relación inversa con el dólar (ganando aproximadamente un 4% por cada movimiento a la baja del 1% del dólar). Esta correlación se debe a la relación inversa entre el dólar y los precios de las materias primas. Los países emergentes y las empresas que los integran históricamente han financiado sus perspectivas de crecimiento con deuda en dólares. Aunque nos abstenemos de hacer una apuesta directa por el dólar estadounidense, es importante considerar los posibles impulsores de la moneda:

  • La Reserva Federal ha señalado el posible fin de su ciclo de aumento de la política monetaria. Las tasas más bajas, inherentemente, atraen menos capital, lo que significa menos demanda de dólares estadounidenses y, por lo tanto, una posible debilidad.
  • Un ciclo electoral incierto y polarizador en el que ambos candidatos principales han mostrado propensión a gastar y aumentar el déficit fiscal estadounidense.
  • La disminución de la confianza en instituciones clave, a medida que los “inminentes” cierres gubernamentales se han convertido en una práctica común.

Las cifras de consenso muestran que los niveles de crecimiento del EBITDA (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) para el índice S&P 500 disminuyeron del 10% en 2023 al 9,1% en 2024. Al mismo tiempo, las expectativas de ingresos parecen estancadas en los dígitos medios a bajos. Esto tiene sentido si se consideran los efectos del ciclo de aumento de tasas más pronunciado y rápido en la historia de Estados Unidos. Además, a medida que los consumidores y las empresas estadounidenses asimilan tasas más altas, también están sintiendo los efectos de la reducción gradual del estímulo. Las expectativas de crecimiento del EBITDA de los mercados emergentes, por otro lado, hacen que las empresas pasen de un crecimiento cero este año al 17,5% en 2024, al tiempo que duplican las cifras de crecimiento de los ingresos brutos. Este repunte debería estar liderado por el retraso en la reapertura de China, el impulso estructural de India y la flexibilización monetaria en toda América Latina. En un mundo donde las tasas de interés podrían estar disminuyendo, podríamos ver a los inversores buscando crecimiento nuevamente, y los mercados emergentes podrían ser la fuente. Las perspectivas de un USD más débil podrían indicar balances más saludables, menores gastos por intereses y mayores revisiones de ganancias, todos aspectos positivos para la renta variable de los mercados emergentes y similares a lo que hemos visto en ciclos anteriores. Históricamente, los mercados emergentes han sido la clase de activos con mejor rendimiento un año después del último aumento de un ciclo. Entre los países emergentes a tomar en cuenta serían: China, India, Brasil y Argentina.

  • ACCIONES ARGENTINAS

Un nuevo y fascinante capítulo en la política argentina está por desarrollarse cuando el “libertario de extrema derecha” Javier Milei sorprendentemente ganó las elecciones presidenciales con promesas de reformas radicales de libre mercado. El presidente Milei ha prometido implementar una serie de medidas que incluyen la dolarización de la economía argentina, una reducción masiva del gobierno y la promulgación de cambios capitalistas radicales. Naturalmente, estos ideales libertarios tienen a Wall Street cautivado por las oportunidades potenciales. Desde su victoria, el ETF de Argentina (NYSEARCA: ARGT ) ya ha subido un 25% a medida que los inversores valoran los beneficios esperados. Creo que podría haber muchas más ventajas por delante si Milei logra cumplir sus promesas. 2.1 Cresud (CRESY) Si bien no es una acción energética, Cresud (NASDAQ: CRESY ) opera como un actor crucial en la industria agrícola nacional y el sector exportador de Argentina. Como la empresa agrícola más grande del país, que abarca la producción de cereales y carne vacuna junto con importantes propiedades de tierra, Cresud cubre toda la gama desde la granja hasta la mesa. A pesar del contexto de devaluación monetaria extrema e inflación galopante. Cresud ha logrado seguir siendo rentable y generar dividendos. Desde mi perspectiva, las empresas centradas en las exportaciones agrícolas podrían estar entre las mayores beneficiarias si la nueva administración levanta con éxito las restricciones monetarias y avanza hacia tipos de cambio totalmente flotantes. En ese escenario, la devaluación del peso probablemente se aceleraría. En consecuencia, las empresas agrícolas orientadas a la exportación que obtienen ingresos en dólares y soportan costos en pesos dramáticamente devaluados podrían ver dispararse su rentabilidad. 2.2 Pampa Energía (PAM) Pampa Energía (NYSE: PAM ) se está acercando una vez más al máximo de este año después de que su impulso alcista disminuyó en agosto. En mi opinión, este aumento se debe en gran medida a la renovada confianza de los inversores sobre los cambios en Argentina y el futuro que se avecina bajo la nueva administración. Hay sociedades limitadas que operan desde Argentina y cotizan como ADR en la Bolsa de Nueva York a las que los inversores pueden obtener exposición. PAM es una de esas acciones y en mi opinión, es sin duda la flor y nata del sector energético. Desde mi perspectiva, los sectores del petróleo, el gas y la electricidad se encuentran entre los pocos que están de alguna manera protegidos de presiones inflacionarias masivas. Pampa ha tenido una tendencia positiva durante los últimos tres años. 2.3 Transportadora de Gas del Sur (TGS) Transportadora de Gas del Sur (NYSE: TGS ) es otra acción energética argentina que se dispara después de las elecciones. El razonamiento es sencillo. La industria energética de Argentina es uno de los pocos sectores donde los inversores pueden ganar exposición sin asumir riesgos inflacionarios extremos. Al igual que Pampa Energía, este negocio de transporte de gas natural se ha disparado después del resultado electoral. Personalmente, creo que las acciones de TGS todavía tienen espacio para subir, ya que Milei impulsa la industria. TGS participa en la producción y exportación de líquidos de gas natural, junto con algunas operaciones de petróleo crudo. Ahora que el hemisferio norte está entrando en la temporada alta de invierno, podríamos ver un impulso notable en los volúmenes de exportación de estas empresas energéticas junto con un aumento en los precios del gas natural. Este contexto macroeconómico podría proporcionar un buen catalizador para impulsar acciones como TGS notablemente al alza en los próximos meses.      

  • ORO – EL ACTIVO REFUGIO POR EXCELENCIA

El oro parece estar preparado para cerrar 2023 con una nota sólida, con el precio de negociación actual en torno a los 2.065 dólares la onza. El metal amarillo ha mostrado resistencia, registrando un aumento del 11,5% desde principios de año, superando a las materias primas, los bonos y la mayoría de los mercados bursátiles. A pesar de enfrentar tasas de interés récord, el oro ha prosperado este año gracias a la demanda de refugio seguro provocada por la crisis bancaria a principios de año y la actual inestabilidad geopolítica. Después de experimentar caídas en los dos años anteriores, 2023 marca un cambio de rumbo para el oro, destacando su atractivo como activo codiciado en medio de incertidumbres geopolíticas y económicas. Los analistas prevén que el impulso positivo se mantendrá hasta 2024, con los precios del oro a punto de alcanzar nuevos máximos y potencialmente mantener niveles superiores a los 2.000 dólares la onza. Esta perspectiva optimista se atribuye a una mayor incertidumbre geopolítica, un dólar estadounidense potencialmente más débil y perspectivas de recortes en las tasas de interés. También se espera que las compras de los bancos centrales brinden apoyo adicional al oro. El desempeño del oro en 2023 ha estado marcado por varias fluctuaciones notables. A partir de inicio de año, alrededor de 1.839 dólares la onza, el oro experimentó una tendencia alcista, respaldado por un dólar estadounidense débil y una caída en el rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años. Sin embargo, el anuncio de la primera subida de tipos por parte de la Reserva Federal el 1 de febrero provocó que los precios del oro cayeran a un mínimo de 1.809 dólares la onza a medida que se fortalecieron el dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro. En marzo, en medio de la crisis bancaria provocada por el colapso de Silicon Valley Bank y Signature Bank en Estados Unidos, el oro recuperó protagonismo, superando la marca de los 2.000 dólares la onza. A medida que la confianza volvió gradualmente al sector bancario y se produjeron nuevas subidas de tipos en mayo y julio, las ganancias de los precios del oro se moderaron. Al final del tercer trimestre, tras la decisión de la Reserva Federal del 20 de septiembre de mantener los tipos de interés entre el 5,25% y el 5,5%, los precios del oro se estabilizaron en torno a 1.866 dólares la onza. El cuarto trimestre vio un gran avance para el oro, impulsado por los ataques del 7 de octubre por parte de Hamas contra Israel. El metal cobró impulso debido al conflicto entre Israel y Hamas, superando la marca de los 1.900 dólares. El oro alcanzó un máximo histórico de 2.152 dólares la onza el 4 de diciembre, respaldado por expectativas de recortes en las tasas de interés. El metal ha ganado mientras la Reserva Federal mantuvo las tasas estables y señaló tres recortes de tasas a partir de 2024 y más allá.   2.3 Transportadora de Gas del Sur (TGS) Transportadora de Gas del Sur (NYSE: TGS ) es otra acción energética argentina que se dispara después de las elecciones. El razonamiento es sencillo. La industria energética de Argentina es uno de los pocos sectores donde los inversores pueden ganar exposición sin asumir riesgos inflacionarios extremos. Al igual que Pampa Energía, este negocio de transporte de gas natural se ha disparado después del resultado electoral. Personalmente, creo que las acciones de TGS todavía tienen espacio para subir, ya que Milei impulsa la industria. TGS participa en la producción y exportación de líquidos de gas natural, junto con algunas operaciones de petróleo crudo. Ahora que el hemisferio norte está entrando en la temporada alta de invierno, podríamos ver un impulso notable en los volúmenes de exportación de estas empresas energéticas junto con un aumento en los precios del gas natural. Este contexto macroeconómico podría proporcionar un buen catalizador para impulsar acciones como TGS notablemente al alza en los próximos meses.      3. ORO – EL ACTIVO REFUGIO POR EXCELENCIA El oro parece estar preparado para cerrar 2023 con una nota sólida, con el precio de negociación actual en torno a los 2.065 dólares la onza. El metal amarillo ha mostrado resistencia, registrando un aumento del 11,5% desde principios de año, superando a las materias primas, los bonos y la mayoría de los mercados bursátiles. A pesar de enfrentar tasas de interés récord, el oro ha prosperado este año gracias a la demanda de refugio seguro provocada por la crisis bancaria a principios de año y la actual inestabilidad geopolítica. Después de experimentar caídas en los dos años anteriores, 2023 marca un cambio de rumbo para el oro, destacando su atractivo como activo codiciado en medio de incertidumbres geopolíticas y económicas. Los analistas prevén que el impulso positivo se mantendrá hasta 2024, con los precios del oro a punto de alcanzar nuevos máximos y potencialmente mantener niveles superiores a los 2.000 dólares la onza. Esta perspectiva optimista se atribuye a una mayor incertidumbre geopolítica, un dólar estadounidense potencialmente más débil y perspectivas de recortes en las tasas de interés. También se espera que las compras de los bancos centrales brinden apoyo adicional al oro. El desempeño del oro en 2023 ha estado marcado por varias fluctuaciones notables. A partir de inicio de año, alrededor de 1.839 dólares la onza, el oro experimentó una tendencia alcista, respaldado por un dólar estadounidense débil y una caída en el rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años. Sin embargo, el anuncio de la primera subida de tipos por parte de la Reserva Federal el 1 de febrero provocó que los precios del oro cayeran a un mínimo de 1.809 dólares la onza a medida que se fortalecieron el dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro. En marzo, en medio de la crisis bancaria provocada por el colapso de Silicon Valley Bank y Signature Bank en Estados Unidos, el oro recuperó protagonismo, superando la marca de los 2.000 dólares la onza. A medida que la confianza volvió gradualmente al sector bancario y se produjeron nuevas subidas de tipos en mayo y julio, las ganancias de los precios del oro se moderaron. Al final del tercer trimestre, tras la decisión de la Reserva Federal del 20 de septiembre de mantener los tipos de interés entre el 5,25% y el 5,5%, los precios del oro se estabilizaron en torno a 1.866 dólares la onza. El cuarto trimestre vio un gran avance para el oro, impulsado por los ataques del 7 de octubre por parte de Hamas contra Israel. El metal cobró impulso debido al conflicto entre Israel y Hamas, superando la marca de los 1.900 dólares. El oro alcanzó un máximo histórico de 2.152 dólares la onza el 4 de diciembre, respaldado por expectativas de recortes en las tasas de interés. El metal ha ganado mientras la Reserva Federal mantuvo las tasas estables y señaló tres recortes de tasas a partir de 2024 y más allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *