Noruega, el país donde nadie puede esconder su salario.

Por: Washington Capital
INTERÉS 2017-08-03 Noruega, el país donde nadie puede esconder su salario.

Esta semana los diarios británicos se deleitaron con las noticias sobre los salarios de las estrellas de la BBC, mientras que los sueldos de los presentadores de la televisión comercial no son de dominio público.

En Noruega este tipo de secretos no existen. Cualquiera puede saber lo que cobra otra persona,  y esto pocas veces causa problemas.

En el pasado, los salarios se publicaban en un libro. Una lista de los ingresos de todo el mundo, los activos y los impuestos que habían pagado estaban disponibles en la estantería de una biblioteca pública.

En la actualidad la información está en internet y se puede acceder con unos pocos clics.

El cambio sucedió en 2001 y tuvo un impacto inmediato.

 

“Se convirtió en un mero entretenimiento para muchos”, explica Tom Staavi, exeditor de economía de VG, diario nacional.

 

La transparencia es importante, dice Staavi, en parte porque los noruegos pagan muchos impuestos de la renta: una media de 40,2% en comparación con el 33% de Reino Unido, según la agencia de estadísticas de la Unión Europea (Eurostat), mientras que la media de la UE es de un 30,1%.

 

“Cuando pagas tanto tienes que saber que todo el mundo también está pagando, y tienes que saber que el dinero se destina a algo razonable”. “Tenemos que tener confianza y seguridad en el sistema impositivo y de seguridad social”.

 

Los salarios en muchos sectores se establecen mediante acuerdos colectivos y las diferencias salariales son relativamente pequeñas.

La diferencia salarial de género también es pequeña según los estándares internacionales. El Foro Económico Mundial sitúa a Noruega en la posición quinta de un total de 144 países en relación a la igualdad salarial entre hombres y mujeres que hacen trabajos similares.

La gente ahora tiene que ingresar utilizando su número nacional de identidad para poder acceder a los datos de la autoridad fiscal, y en los últimos tres años ha sido imposible buscar de forma anónima.

“Desde 2014 se puede ver quién ha estado buscando información tuya”, explica Hans Christian Holte, director de la autoridad fiscal.

.El hecho de que ya no se permiten las búsquedas anónimas desanima a los criminales que quisieran utilizarlo para identificar personas ricas como posibles objetivos.

Y aun así las restricciones no han detenido a los delatores que reportan cosas que les parecen sospechosas.

“Nos gusta que la gente haga búsquedas que nos puedan ayudar a investigar la evasión fiscal y la cantidad de pistas que nos llegan no ha disminuido”, afirma.

 

- Compártelo con tus amigos -