7 tips para aumentar tu productividad.

Por: Washington Capital
INTERÉS 2017-06-09 7 tips para aumentar tu productividad.

La capacidad para empezar, concentrarse y terminar los pendientes del día parece más un don que un hábito. Sin embargo, no es así. Ser una persona productiva es posible y los beneficios son evidentes para quien lo hace y para todo el equipo de trabajo.
¿Cómo lograr este hábito? Te compartimos 7 tips para activarlo en tu vida desde hoy.

1.- Establece prioridades del día.

Planea una estrategia de acción. Escribe una lista con los pendientes del día y define cuál de ellos debes taclear primero. Con esto tendrás una visión general del día y podrás definir los pasos para lograr tus objetivos. Es necesario distinguir entre lo urgente —situaciones que reclaman tu inmediata atención— y lo importante —aquello que suma a tus metas personales y a largo plazo—.
Lo recomendable es planear con anticipación para evitar llenar nuestro día con urgencias y poder sacar ambos pendientes.

2.- Inicia con lo más difícil y lo que tiene más valor.

Aprovecha la energía matutina para hacer las actividades más retadoras y que probablemente te tomarán más trabajo concluir. Al hacer esto, notarás que entras en un mood de concentración y productividad.  
Ahora bien, si tienes objetivos personales, debes aprender a darle tiempo a aquello que no necesariamente genera una ganancia pero que tiene valor personal. Dedica la mañana a ello, si tienes que levantarte más temprano, aprende a darte ese espacio, no lo dejes para cuando “ya no tenga pendientes”. 

3. Delega temprano.

Un día en la oficina puede ser como un juego de basquetbol: quien tiene la pelota ejecuta la acción. Si en tu lista de prioridades detectas que necesitas de terceros para lograr un objetivo, desde primera hora pásales la pelota para poder hacer tu jugada más tarde. No olvides que delegar es una cualidad de liderazgo, transfiere actividades y responsabilidades a tus colaboradores para que puedan ejecutarlas durante el día; no tengas miedo de pasar el balón a otros para que tú puedas concentrarte a planear la siguiente jugada.

4. Define horarios específicos para revisar correos.

Una vez que hiciste los pasos anteriores, define un tiempo para revisar correos. Si no lo controlas, esta actividad —obligatoria y necesaria en casi todos los trabajos— puede consumir tiempo para realizar actividades importantes y/o urgentes. Los correos son para comunicar mensajes puntuales, la regla de oro es que para que un email sea efectivo, hazlo de 5 enunciados o menos.

5. Minimiza distracciones digitales.

Nuestro amado internet es una gloriosa fuente de información, conocimiento y también de distracciones. Sin importar la edad, cualquiera puede caer en el hoyo negro del click sin sentido de link tras link. Aléjate de este hábito sin sentido: silencia tus chats, atiende sólo mensajes importantes.

6. Toma descansos efectivos.

¿Sabías que el cerebro humano sólo puede concentrarse por tiempo limitado? Es imposible pedirnos productividad después de trabajar 3 horas en la misma posición. Negarnos descansos puede ocasionar daños mentales y físicos. Los descansos no involucran navegar en la red, es mejor tomar 5 minutos para caminar un poco, llamar por teléfono a un amigo, incluso, cambiar de lugar de trabajo hará que tu mente esté lista para abordar una nueva tarea con total concentración.

7. Define un horario de trabajo.

Cambia tu mentalidad. Si piensas “voy a trabajar hasta terminar”, te estás dando permiso mentalmente para alargar una actividad, incluso puede que te “castigues” a ti mismo quedándote en la oficina hasta acabar. Es mejor pensar “voy a terminar para X hora”. Este pensamiento conlleva un reto implícito y predispone tu atención para terminar en el tiempo definido. ¿No terminaste a tiempo? a veces se vale quedarse, pero la mayoría de las veces debemos irnos. Notarás que con la práctica serás más productivo para sacar el trabajo en tiempo.

- Compártelo con tus amigos -